«

»

sep 10

Reseña: ABZÛ

abzu-752x430

Abzu nos pone en la piel de un personaje con el que difícilmente nos podemos identificar, pues no se nos dice nada sobre él, aunque esto no es nada raro para aquellos que hayan jugado Journey. Simplemente iniciamos un viaje y poco a poco empezamos a entender nuestro rol en dicho universo y lo que ha sucedido allí.


Para este caso en particular, tan pronto presionamos ‘Start’ empezamos a nadar hacia las profundidades del océano y la verdad, esto nos generará más preguntas que respuestas. El objetivo a cumplir es ambiguo y en ningún momento se nos dice qué hacer (no que eso sea malo), sin embargo, perder el rumbo es algo que no sucederá y eventualmente descubriremos la mecánica principal del juego: activar una serie de nexos. Descubrir lo que reside en las profundidades del océano hace parte de una narrativa que nos llevará a enfrentarnos a un concepto algo tradicional: la naturaleza contra la máquina. Explorar el fondo mar nos transportará a amplios entornos en los que estaremos acompañados por cientos de especies marinas de todos los tamaños. Esto contrasta con los escenarios claustrofóbicos en los que vemos en frente de nosotros algún tipo de maquina o tecnología futurista que, por supuesto, cumple el papel de amenazar nuestra existencia y la de los seres en el océano. Este tipo de enfrentamiento entre lo natural vs lo artificial se refuerza con el apartado gráfico, gracias al contraste entre los tonos fríos (azules y verdes) y los cálidos (amarillos y rojos) así como en el manejo de la cámara implementada por el juego, ya que en las fases de exploración veremos planos amplios en los que se enfoca la variedad de especies y los bellos entornos, ante los planos cerrados y contrapicados en los que se resalta una presencia amenazante.
Tal como Journey, un componente que juega un papel sumamente importante es la banda sonora, ya que ésta poco a poco nos sumergirá, literalmente, en un mar de emociones que complementarán nuestra aventura. Todo esto gracias a una amplia variedad de situaciones altamente sentimentales, las cuales pueden ser tristes, alegres o majestuosas (como lo es el viajar en ‘manada’ con más de 10 ballenas blancas).

abzu_thumb_large
Pero Abzu no es perfecto. Es un juego con un alto componente emotivo y está cargado con un mensaje ambientalista definido. Ninguno de esos elementos me molesta (y supongo que a muchos tampoco), pero no se siente como un juego sino como una aventura ligeramente interactiva.
Habiendo dicho esto, también hay que tener en cuenta que Abzu tiene un bajo nivel de rejugabilidad si no existe algún tipo de afinidad por el trabajo de Matt Nava, la ambientación o la música, aunque he de decir que se encontrarán más detalles que ayudarán a comprender mejor el papel del protagonista y el mundo en el que vive. De hecho, el argumento y la ambientación de Abzu dan para hacer un análisis a fondo sobre las temáticas que trata el juego más allá de “es el bien contra el mal”, pero este no es el texto apropiado ya que habría que fijarse en la simbología implementada, las influencias del lenguaje gráfico así como la descomposición del nombre del juego, el cual proviene de Ab (océano) y Zu (conocer), cuyo conjunto puede ser interpretado como ‘mar de sabiduría’. Abzu es un título impresionante a nivel gráfico y musical. No puedo contradecir a los que dicen que es un juego hermoso, pero quizá también se esté pasando por alto que no es un título perfecto. Como dije, la duración no es un elemento representativo de su calidad, pero si es un factor que entra a consideración teniendo en cuenta su precio en PC y PlayStation 4, tal como su valor de rejugabilidad. Sin embargo, si te gustó el trabajo de Matt Nava en Journey y Flower, este es un trabajo que no te puedes perder… menos si te gusta el mar (o estudias biología marina).

abzu

Share Button