«

»

mar 30

Reseña | BioShock Infinite


Desarrollador: Irrational Games 

Distribuidor: 2K Games

 Género: First-Person Shooter (FPS)

 Plataforma(s): Windows, PlayStation 3, Xbox 360, Macintosh

 Fecha de lanzamiento: 26 de Marzo de 2013

 Clasificación: Mature +17 (ESRB)

Irrational Games y 2K Games nos vuelven a sorprender con su nueva entrega… ¡así es!, Bioshock Infinite, la tercera entrega de la saga ya está disponible en tiendas a partir del pasado 26 de Marzo. Nosotros ya tuvimos la oportunidad de jugar y aquí está la reseña.

Sería difícil no empezar por Elizabeth, la co-estrella es por mucho una de las cosas más normales en Bioshock Infinite, un excelente FPS donde tus dedos en el gatillo serán la única manera en que podrás pasar a través de una ciudad suspendida en el cielo. Y así como Andrew Ryan (el idealista quien construyó Rapture), ella estará en constante presencia.

Antes de que la conozcamos, habrá que mencionar que el juego completo se centra en ella. Elizabeth es la hija de Zachary Comstock, un profeta con estilo propio quien ha transformado la veneración de los Padres Fundadores de América en un culto supremacista, y quien convirtió la ciudad flotante de Columbia como una nueva Arca para llevar a sus seguidores lejos de “las tierras de abajo” (los Estados Unidos de América). Como Booker DeWitt, un ex agente de la Agencia Nacional de Detectives Pinkerton con un pasado problemático, serás enviado a este nuevo “Cielo” para recuperarla y llevarla a Nueva York.

Una vez que conozcas a Elizabeth, te darás cuenta que todo se trata sobre ella. Ella ha sido mantenida en una torre por casi su vida entera, leyendo libros sin fin y tratando de entender un extraño poder que le ha permitido abrir “brechas” en la fábrica de la realidad. Cuando la liberas, todo es nuevo para ella, incluso las extrañas relaciones que existen en el juego, compartes su sentido de la maravilla como al verla bailar con extraños en una playa o al verla traer fruta a un niño espantado, escondido bajo las escaleras. Ella nunca se mete en tu camino, pero cuando se trata de ayudarte ella se vuelve indispensable ya que pueden tele transportarse junto contigo para acomodar las circunstancias a tu favor.

Y si ella desaparece de tu vista por un par de minutos… ¡felicidades!, la haz perdido. Haz perdido la forma en que lanza tus cosas para mandarte a explorar y pelear. Elizabeth nunca se siente como una damisela en peligro y tú nunca sientes que la estés protegiendo. La verdad es que aunque parezca, la realidad es que Elizabeth no está enamorada de ti, lo que los desarrolladores de Irrational Games quisieron fue crear un ambiente familiar y de hermandad entre Elizabeth y tú.

El hecho de tener que ir a recuperar a Elizabeth con las escasas posibilidades de conseguirlo es una de las cosas más extrañas y brillantes que hay en Bioshock Infinite.

La ciudad en la que vive es menos extraña que los estándares del videojuego, pero no menos brillante. Columbia es la sede perfecta para el juego así como lo fue Rapture en su momento, eso sí, al principio como Columbia es una ciudad con una gloriosa arquitectura, tiene varios callejones que al principio pueden llegar a confundir, puede haber ocasiones que las que llegar a una feria con carruseles o a una peluquería, aparte que si llegamos a voltear hacia el cielo, el sol nos podría deslumbrar. Está por demás decir que Columbia a pesar de ser una ciudad flotante donde existen máquinas de alta tecnología, la era cronológica se sitúa en 1912.

Durante la campaña misiones básicas son sencillas, limpiar el área para que no lastimen a Elizabeth, recoger dinero de donde sea, hacer mejoras a tus poderes y si encuentras los audio diarios complementarás mejor la historia. Para los fans de hueso colorado de Bioshock les podrá parecer inapropiado el cambio drástico desde el fondo del mar hasta el inmenso y claro cielo, pero a partir de que empiecen a jugar Bioshock Infinite por más alterna que sea la historia no se decepcionaran.

Bioshock Infinite es un juego con una historia completa de los pies a la cabeza, en el cual no irás por ahí pasando las misiones como si nada, está por demás mencionar que el juego tomara su tiempo independientemente de la dificultad. El “voxophone” (audio diarios), igual de soberbios e igual de efectivos, nos darán una idea más a fondo de lo que está pasando con Booker y Elizabeth claro sin perder el sentido de burla que caracteriza al “voxophone”, explicarán la fuente de las creencias de Comstock y como sus acciones dan lugar a su enemiga Daisy Fitzroy, líder de “Vox Populi” cuyos planes se manejan en los barrios bajos del distrito industrial de Columbia. También comprenderás por qué Comstock cree que Elizabeth lo completará y destruirá “las montañas del hombre” debajo de Columbia (algo que suena inimaginable cuando la conoces en persona).

Booker y Elizabeth, por otro lado, empezarán una confusión mutua, él ha sido enviado para tomar a Elizabeth pero no sabe porque, ella jamás ha puesto un pie fuera de la torre y todo es extraño para ella, y así varios sucesos los dividen o los unen constantemente, hasta llegar al punto en que descubre que juntos nada podrá detenerlos sin importar que tan inusual sea la situación.

Bioshock Infinite también maneja muy bien el reparto en la escena, mientras Booker y Elizabeth siguen su camino, los antagonistas a veces repiten los tics de los villanos de Bioshock 1 y 2, las áreas donde te los encuentras, como el Salón de la Fama Cornelius Slate, están increíblemente bien ensamblados, integrando cada personaje de fondo, los eventos en curso, las mismas decisiones que tomas en el juego, todo esto y muchas otras cosas terminan encajando completamente en el contexto perfecto para la historia.

Los modos de combate aún son desenfrenados, gracias a los rápidos movimientos y puntería devastaste, Sin duda lo mejor es que al paso de la campaña dominarás el poder de abrir portales en el espacio lo cual será muy útil al momento de una pelea con muchos enemigos, todo será tan fácil como abrir un portal, dejar a tus enemigos dentro, cierras el portal y ¡listo!

La movilidad también es importante, ya que Bioshock Infinite al igual que sus predecesores es un shooter de corto alcance, esto con ayuda de los muchos edificios que hay el Columbia, no te dejará disparar de lejos, así que las veces que puedas usar el sniper lo tendrás que usar a quema-ropa. Lo interesante será que la mayoría de los escenarios son rasca cielos y gracias a las vías de skylines en toda la ciudad podrás moverte rápidamente y tomar la situación a tu ventaja, ya sea para atacar de diferentes puntos, escapar o llegar a un punto de control.

Combate y exploración es lo que hace tan bueno a Bioshock Infinite, ambas cosas te mantendrá con emoción y ganas de querer más, y una vez finalizado el juego tu seguirás luchando para estar al pendiente de Booker y Elizabeth. Bioshock Infinite no mancha las barreras entre la realidad y la ficción de sus predecesores, pero tiene una historia más complementada y pulida. En un punto del juego uno de los personajes centrales dice, “La percepción sin comprensión puede ser peligrosa”, esta frase se queda clavada en la mente (al menos en la mía); esta es una historia de cómo las ideas equivocadas puedes estar por un muy largo tiempo.

Tan pronto como termines el juego la primer cosa que querrás hacer es empezar la campaña de nuevo para probar el juego contra tu lógica personal.

La mayor parte del tiempo quedarás impresionado por Elizabeth. Para empezar, imaginarás que ella es alguien quien se quedará detrás de ti, esperando a que la protejas y limpies el camino para que ella pase pero… ¡Oh, sorpresa!, Elizabeth es diferente, la verdad es que la gente de Irrational Games hicieron excelentemente la IA de Elizabeth, ella correrá delante de ti apurándote, anticipando a dónde quieres o tienes que ir. Es asombroso la verdad, pero de la manera que hablo pensarás que la historia se trata de Elizabeth, pero no es así, ella es una de los personajes principales, pero no la principal, la historia simplemente cuenta su viaje.

Sin aún no haz tenido la oportunidad de jugarlo aquí les dejo un demos de 10 minutos para que se vayan picando el diente con lo que verán en Bioshock Infinite.

Share Button